Buenola nace como empresa en Zaragoza el año 1964, fabricando y comercializando frutos secos.

Los primeros años fueron exitosos, y el negocio iba creciendo progresivamente hasta que, en la década de los 90 el sector vive una profunda crisis. El aumento de la competitividad, la evolución de los procesos productivos y la reestructuración de la distribución a nivel nacional fueron los principales motivos de esta situación.

Así pues, en el año 1994, Buenola es adquirida por la actual sociedad, llamada Tostados de Calidad y comienza un proceso de relanzamiento de la marca, sustentado por la inversión en tecnología y maquinaria, así como en la profesionalización del equipo humano.

Desde el inicio de esta etapa se tuvo muy clara la principal misión de la empresa: Fabricar y comercializar frutos secos y snacks con la mejor calidad del mercado.

Para conseguir este objetivo se comienza a importar materia prima desde los países de origen, siempre con el parámetro de “máxima calidad”. Al mismo tiempo, y con el lanzamiento de nuevos formatos y productos, se comienza una fuerte expansión para implantar la marca Buenola en todo el territorio nacional.

Consecuencia de la mejora de la calidad, de los nuevos productos y de una política comercial acertada, la empresa va adquiriendo unas dimensiones importantes, y esto supone que, Tostados de Calidad, en el año 2000, traslade sus instalaciones y mejore su tecnología en maquinaria y elementos de control, multiplicando su capacidad de producción.

El año 2008 es un año histórico, la compañía decide adquirir la mítica fábrica de patatas fritas El Gallo Rojo, situada en Utebo (Zaragoza), lo que convierte a Tostados de Calidad en una empresa referente en Aragón.
Ese mismo año, y dado que Tostados de Calidad tiene conformada una potente red de ventas, se decide comercializar y distribuir productos de otras marcas, ampliando el surtido notablemente y dando servicio a negocios tan variados como tiendas de conveniencia, bares, restaurantes, tiendas de alimentación, áreas de servicio, panaderías, kioskos o grandes superficies.

En ese momento la empresa queda consolidada con sus diferentes áreas de negocio: tostadero de frutos secos, fábrica de patatas fritas y distribución de productos de impulso.

En los últimos años, Tostados de Calidad sigue fiel a sus principios, fabricando y comercializando productos de máxima calidad con un nivel de servicio excepcional. Además, sigue apostando por la innovación, ampliando continuamente su porfolio de productos y formatos.